REVISTA " EL BLANDENGUE" AÑO 2007

El Regimiento de Caballería de Tanques 6 “Blandengues” y su relación con la ciudad de Concordia.

Por el Subt C JUAN GARASINO

small product photo

 

La ciudad de Concordia vio llegar al Regimiento 6 en el año 1914, eran épocas en que el país se encontraba en un contexto tanto interno como externo favorable.

Favorecida era la  Argentina en el mundo, ya que su economía marchaba en una senda ascendente y nuestras exportaciones de productos primarios eran requeridas en distintas partes del mundo.

El país sostenido por sus instituciones tenía en el Ejército un medio para ejercer la presencia que tanto necesitaba en ciudades del interior que para la economía global del país no representaban un aporte importante para su producto bruto interno.
Es por eso que la política de la generación del ochenta procuraba que sus Fuerzas Armadas ejercieran un papel preponderante para el desarrollo económico de la República. Razón principal por la cual cuando la inversión privada falta es el estado el que invierte para darle un desarrollo a economías deprimidas ya sea por su situación geográfica desfavorable como por la escasez de industrias que impulsen un sostenido crecimiento económico.

Es también importante remarcar que otra razón para el estado era marcar su presencia en lugares donde antaño fue ausente, corrigiendo políticas erráticas. Poniendo acento en disuadir a países vecinos de querer conseguir una extensión territorial, deseos que eran tenidos en cuenta ya que la coyuntura política-militar era muy diferente a la que se da en la actualidad.

La provincia de Entre Ríos a partir de la Organización Nacional tuvo un papel preponderante en la escena nacional. Paraná fue la primera capital de la incipiente República, luego de la victoria de Urquiza en Caseros cuando Buenos Aires se separó por casi treinta años del resto de la Confederación.

El desarrollo de la provincia se dio fundamentalmente a través de una pujante industria agrícola-ganadera. Concordia no fue la excepción, por lo que a través de sus campos salían productos que eran consumidos tanto para el mercado interno como para el externo.

Una industria pujante fue la de los saladeros, viñedos y lo que ya asomaba como una marca registrada de la ciudad en lo que se refiere a la producción de citrus.

En ese contexto próspero y fecundo, el Regimiento llega a la ciudad con un panorama alentador. Las cifras de desempleo eran bajas, había pleno empleo, apoyadas también por un fecundo uso del río Uruguay y su puerto. Las barracas en cercanías del río daban empleo a muchas personas.
Noventa y dos años han pasado, la ciudad de Concordia no es la misma. El país también, la situación económica como cultural fue en detrimento. Por lo tanto Concordia no fue ajena a factores externos que llevaran a la “capital del citrus” a ser la ciudad con el mayor porcentaje de pobreza y desempleo.
 
Nuestro Ejército representado por el 6 de caballería, siendo éste el Regimiento de Caballería más antiguo del país, ya que el cuerpo de Blandengues es un legado histórico que viene de cuando éramos colonia española, mostró siempre una actitud de apoyo a la comunidad. Eso debido a una fluida comunicación con el municipio y con la población local.

En 1914 , el servicio militar obligatorio era una ley relativamente nueva. El Regimiento instruyó a casi ochenta clases, cumpliendo con su deber de educar a las clases más postergadas que no tenían noción de leer, ni de escribir. Los cuadros que cumplieron servicios en esta unidad cumplieron una función social importante al formar a ciudadanos que tenían grandes deficiencias en aspectos educativos básicos.

En la actualidad con el servicio militar voluntario, los cuadros cumplen con la misma tarea que sus antepasados, con la diferencia que el aspirante a soldado tiene que tener ciertos requisitos. Basando la instrucción de los soldados en aspectos militares y valores morales, espirituales que son indispensables para los integrantes de un nuevo Ejército en un contexto diferente, ya que el mundo ha cambiado y lo que antes era suficiente ahora ya no lo es tanto. Hasta la guerra ha cambiado de forma, de tácticas, de medios.

La sociedad de Concordia y de las zonas aledañas, dan vida al Ejército en cada incorporación con  record de solicitudes de ingreso por parte de jóvenes que desean ingresar en las filas del Ejército.

 Es de remarcar que la relación entre Regimiento y Ciudad es tan estrecha que cuando instituciones educativas necesitan apoyo no dudan en pedirles a las autoridades del Regimiento la ayuda necesaria en medios, alojamiento, personal para realizar tareas de mantenimiento en escuelas en donde hace tiempo la mano del estado está ausente. Y sus edificios ven pasar sus años como un hombre mayor que  hace años no se cuida y ve pasar su vida en plena decadencia.

Las tareas de apoyo no se determina solamente en la ciudad de Concordia, sino que la ayuda del Regimiento llega hasta poblaciones que se encuentran dentro del departamento. En el año 2005 se llevó a personal del Regimiento para que colaboraran en la localidad de LOS CHARRUAS donde la iglesia recibió a  un grupo de Blandengues que ayudaron al Presbítero OMAR OJEDA en el acondicionamiento de la capilla. Durante una semana trabajaron arduamente para lograr tan noble fin.

Otro servicio importante por parte de los integrantes del Ejército es el que brinda periódicamente la Banda Militar tocando en escuelas, en los actos patrios, regalando a los que gustan de la música de un refinado estilo, dando cultura a lugares en donde por diferentes factores socioculturales es difícil el acceso a un determinado estilo musical que no sea el popular. La Banda Militar no solamente toca marchas militares, sino que posee un amplio y generoso compilado musical para delicia de la comunidad, como cuando toca para delicia de los niños en el día de ellos cada año.

La municipalidad de Concordia en un proyecto en conjunto con el Regimiento pondrá  en marcha una escuela de oficios dentro de las instalaciones del cuartel. Como en la antigüedad cuando se les enseñaba un oficio y nociones básicas en la conscripción, nuestro Regimiento como si llevase un mandato cultural, donde otras instituciones no llegan es ella la que va en la ayuda de los ciudadanos que por diferentes causas quedaron excluidos de una sociedad cada vez más exigua.

Las inundaciones son un calvario para la ciudad de Concordia, desde que en el año 1959 quizás la creciente más importante donde las aguas llegaron hasta muy cerca de la plaza principal, produciendo grandes estragos a los lugareños que tuvieron la desgracia de ser alcanzados por la altura del río Uruguay.

Desde aquellas épocas hasta las últimas crecientes, el trabajo que brinda el Regimiento 6 es altamente positivo para la población, en donde se suministra apoyo logístico en cuanto la utilización de los medios para salvaguardar a la gente, suministro de comidas calientes en donde se aloja a los inundados, cuidados intensivos de la salud con la atención de sus médicos y enfermeros tratando de prevenir enfermedades propias que vienen aparejadas con la creciente de los ríos.

Los barrios más carenciados de la ciudad de Concordia también son asistidos cuando requieren los servicios sanitarios como controles odontológicos, de rutina para parte de la localidad en que viven inmersas de situaciones furtivas y que no tienen acceso a otro tipo de cuidados. Las diferentes causas por las que no van a un hospital público son diversas y van desde que viven lejos de un centro asistencial, o no lo tienen y es el 6 de caballería el que con la ayuda de la provincia y el municipio quien controla y dirige las actividades para una mejor calidad de vida.

En los veranos cuando el agua escasea en los barrios periféricos de Concordia, el Ejército con sus carros aguateros colabora con el municipio en la distribución de tan preciado y vital líquido.

Es de recalcar que en el aspecto económico, el Regimiento da a la ciudad cientos de puestos de trabajo, siendo una de las instituciones que mas personal en planta permanente posee. Además de la generación de puestos de trabajo, aporta al circuito financiero local miles de pesos para beneficio de la ciudad.

Otros beneficiarios son los proveedores locales que prestan un servicio eficiente y la plaza local se beneficia de los aportes financieros del cuartel.

Es por todo lo descrito que la relación entre uniformados y la comunidad de Concordia goza de buena salud, con un futuro alentador, alegando que se sigan estrechando los lazos y saber que los Blandengues estamos al servicio de la comunidad.