REVISTA " EL BLANDENGUE" AÑO 2008

"Los Blandengues en la Historia Bonaerense" - Por el Prof. JULIO CESAR RUIZ NOVOA

small product photo

 

La historia bonaerense de los Blandengues, es una historia de hombres que quizá no tuvo tanto Ráting como otras; ellos en consecuencia, tuvieron la suerte histórica y la desgracia marketinera de no ser reconocidos y por esta razón, quienes han hecho gran parte de la historia de nuestros pueblos quedan olvidados, cuando otros, tal vez con los mismos méritos ocupan calles, plazas o monumentos y hasta llegaron a ser presidentes muchas veces.

Me duele como hijo de la Argentina que pase lo que ocurre con nuestra historia. Nos olvidamos de nuestras raíces y cuando hablamos de historia de la Provincia de Buenos Aires, no podemos contarla por la mitad (como ninguna historia).
En realidad, lo que estamos diciendo es que tenemos que buscar los elementos que nos hagan sentir bonaerenses, y nosotros somos bonaerenses, como nuestros Blandengues.
No se puede vivir como hasta ahora, de una historia argentina, contada con planes de estudio que solo relatan la historia del Puerto, y la historia de Buenos Aires Capital. A veces pensamos como aquellos de la década del ´20 que decían que “cuando estábamos en Europa éramos argentinos en el exilio y cuando estábamos en la Argentina éramos franceses en el exilio”. Esto significaba, según ellos, desarraigo; pero lo que yo quiero representar es peor: A veces nos sentimos ciudadanos del primer mundo pero de segunda, o de tercera porque no podemos llegar a tener un equipo de  DVD  o la última tecnología.

Nos dejamos invadir y festejamos Halloween  o Saint Patrick pero  jamás hemos visto un norteamericano o un irlandés que se disfrace de gaucho el 10 de noviembre para festejar el Día de la Tradición.
Empecemos, entonces,  a construir de vuelta nuestra historia a través de los hombres que la hicieron y que son los que nos podrían estar dando un perfil autóctono como los Blandengues; y no solamente porque eran el cuerpo que estaba en los fortines; aquellos que estaban allá lejos, defendiendo la frontera para que los del puerto pudieran vivir en paz, comercializar y dormir tranquilos.
Los Blandengues no eran sólo soldados, eran padres, maridos, hijos, asentados en los fortines que luego fueron  transformados en ciudades de la provincia de Buenos Aires: Ranchos, Montes, Rojas, Lobos, Cañuelas, Salto, Mercedes.... ciudades que se transformaron en la “Patria Chica”, “La Querencia”, el pago que había que defender porque ahí estaba la familia Blandengue.
El otro personaje importante de nuestra historia bonaerense es la vaca. El porteño vivió tranquilo con el indio mientras había vacas suficientes para matar y exportar cueros. Después, cuando al hombre blanco ya no le alcanzó lo que tenía y decide cruzar el Río Salado, comienza lo que formalmente llamamos la Conquista del Desierto, mucho antes que Roca. Esa conquista del desierto que no solo consistió en las expediciones militares de Martín Rodríguez, Rosas o el mismo Roca, sino en el asentamiento efectivo de las familias que produjeron la ocupación del suelo, y entre esas estaba  la familia Blandengue.
Por supuesto que el dueño de la tierra se sintió invadido y se defendió con algo que nosotros llamamos Malones. Así, los Blandengues fueron también los que tuvieron que defender esa tierra.
De estos hombres que eran gauchos, padres de familia, maridos, nadie se acuerda. Uno a veces piensa en los pueblos que ellos fundaron y si hacen una encuesta en cada uno de esos pueblos, me animaría a decir que el noventa y cinco por ciento de los pobladores no sabe que fueron fundados por Blandengues, pero sí seguramente saben quien fue George Washington, o Julio Cesar, o Napoleón Bonaparte. Entonces, ¿de qué identidad bonaerense estamos hablando...?
El otro problema es que no tenemos una completa historia bonaerense , porque los libros están hechos con la historia de la ciudad de Buenos Aires sin profundizar en sus alrededores. 
Pareciera ser que en la Argentina, entre 1776 y hoy, no hay un manual de historia con detalles de esta temática.
En el pasado de nuestra Patria hubo Blandengues que fueron sacados de sus ranchos para ir con Belgrano a la expedición al Paraguay, luego estuvieron en la creación de la Bandera, en Rosario; de allí fueron llevados por Antonio Balcarce al Alto Perú donde obtuvieron la primera victoria para las armas argentinas en Suipacha. Hubo Blandengues en el fuerte  San Carlos de Mendoza. Y cruzaron Los Andes con San Martín.
También participaron Blandengues en la fundación de  Tandil, y en la fundación de 25 de mayo (ciudad madre de mi ciudad, Bolívar).
Por decreto de Rosas, los Blandengues fueron pobladores con familias de la fortaleza argentina en Bahía Blanca. No solamente poblaban y peleaban, también eran productores porque se les daba tierra a gran parte de ellos para que se afincaran con la familia.
No podemos negar este capítulo, es nuestro. Y como si fuera poco, no alcanzó con el tributo de sangre con que regaron la  tierra argentina, la boliviana, paraguaya, chilena y la uruguaya; Los Blandengues en la segunda Invasión Inglesa, fueron prisioneros cuando cae Montevideo, y los mandaron a Inglaterra presos, gauchos acostumbrados al caballo y a la pampa, encerrados en un buque varios meses hasta que los largaron y los devolvieron a España, donde, al producirse la invasión de Napoleón, fueron enviados a formar parte del Ejército Español.

Es decir, que no solamente dejaron su sangre en América sino también en Europa, porque muchos murieron presos en Inglaterra, y otros en España luchando contra Napoleón.
De los novecientos prisioneros criollos entre los cuales había 150 Blandengues, solo volvieron a la patria algo más de 30, entre ellos los hermanos Balcarce y Rondeau, que fueron Blandengues.
También hubo Blandengues en otros hechos importantes de la Historia Argentina, como aquellos de Santa Fe que nos dejaron a los caudillos López y Ramírez, y los Blandengues de Montevideo, liderados por Artigas.
No muchos Blandengues llegaron a altas jerarquías, esto significa, que al igual que los negros de los batallones de San Martín, eran los que tenían que ir a morir, los que tenían que ponerle el pecho a las balas...
Si vemos la actualidad, el uniforme de los Blandengues de Santa Fé luce orgulloso en la Policía de la Provincia, Guardia de la Casa de Gobierno provincial. Los Blandengues de Montevideo, son la guardia presidencial de la ROU. ¿ y los Blandengues de Buenos Aires?. Así los tuvo la historia, olvidados, entonces, en algún momento hay que volver a ponerlos en el lugar que corresponde; esta es una obligación de todos los bonaerenses para empezar a recuperar una parte de nuestra personalidad.

 

   

 

 
 

FORTINES DE BUENOS AYRES

 

 

 

COMBATE DE SUIPACHA - 07 DE NOVIEMBRE DE 1810